¿Postinor como caramelo? Crítica a la propuesta del precandidato liberal Rafael Pardo.

¿Postinor como caramelo?

Crítica a la propuesta del precandidato liberal Rafael Pardo.

El pasado 7 de diciembre de 2009 el precandidato presidencial Rafael Pardo anunció su propuesta de distribuir gratuitamente la “píldora del día siguiente” entre las menores de 15 años como un mecanismo para la prevención del embarazo adolescente.  Sin duda alguna, las intenciones del precandidato presidencial son buenas y, pocas personas pueden controvertir el hecho de que el incremento exponencial del embarazo de adolescentes se está convirtiendo en un auténtico fenómeno social. A pesar de lo anterior, la propuesta de Pardo es problemática por múltiples razones, que se expondrán a continuación.

La primera, y más seria de las críticas es que la llamada “píldora del día siguiente” es realmente un abortivo. En efecto, aunque en el  eufemístico  lenguaje de “políticamente correcto” , la píldora se presente como una forma de “anticoncepción de emergencia”, la realidad es que el efecto más común del levonorgestrel es impedir que el embrión humano recién concebido se implante en el útero. (Crf. José López Guzmán, Ángela Aparisi Miralles. La píldora del día siguiente. Aspectos farmacológicos, éticos y morales. Madrid, Sekotia,2002).

La naturaleza abortiva de “la píldora” no deja de tener importantes implicaciones jurídicas. En primer lugar, no se debe olvidar que, a pesar de la despenalización parcial de la sentencia T355 de 2006, el aborto sigue siendo un delito en Colombia, por lo que la distribución y el consumo de abortivos químicos debe considerarse proscrita por la ley penal en todos los casos distintos a los supuestos de violación, malformaciones fetales incompatibles con la vida extrauterina y peligro de la vida de la mujer. No parece del todo razonable suponer apriorísticamente que todos los embarazos adolescentes son subsumibles dentro de estos supuestos.

Por otra parte, la naturaleza abortiva de la píldora del día siguiente forma parte esencial del consentimiento informado que toda persona debe tener antes de someterse a cualquier tratamiento médico o farmacológico. La presentación de la píldora como una forma de anticoncepción tardía, omitiendo la mención de lo que realmente hace es  un acto engañoso motivado por intereses comerciales. En efecto, es bien sabido que el aborto es un tema que genera serias reservas morales  y son muchas las mujeres que no usarían la píldora si conocieran sus efectos abortivos.  ¿Será que la propuesta del precandidato Pardo prevé que a las adolescentes se les informe adecuadamente sobre el carácter abortivo de las píldoras, o simplemente se les repartirá como un complemento más del kit de “recreación sexual”, como si se tratase de un condón?

Aparte de lo anterior, el consentimiento informado de las consumidoras exige que éstas sean advertidas sobre las múltiples contraindicaciones y efectos secundarios de la “píldora mágica”. Para empezar, las adolescentes deberían ser advertidas sobre el hecho de que el consumo de levonorgestrel (Postinor) no es recomendable para niñas ni existen pruebas suficientes sobre el efecto de las mismas en menores de 16 años. Además, de lo anterior, la llamada píldora del día después no puede ser consumida por todas las mujeres. La misma ficha técnica de Postinor-2, de Grünenthal, lo advierte: ““Proceder con especial cuidado en personas con antecedentes de asma, insuficiencia cardíaca, hipertensión, jaqueca, epilepsia, trastornos de la función renal, diabetes mellitus, hiperlipidemia, depresión, así como en casos de tromboflebitis, enfermedades tromboembólicas y de hemorragia cerebral.” ¿Son las adolescentes asustadas por un reciente embarazo las personas adecuadas para discernir si están o no en condiciones de usar una píldora que se les presenta como salvadora? Aparte de lo anterior, las adolescentes deben saber que el uso de la pastilla no elimina del todo la posibilidad del embarazo y, de hecho, parece que su consumo está relacionado con el incremento del riesgo de un embarazo ectópico. (http://www.san.gva.es/docs/medicamentos/f10a.pdf)

Cabe resaltar, asimismo, la irresponsabilidad absoluta que comporta el que un Estado reparta y promocione el consumo de esta pastilla en adolescentes, a pesar de que los mismos laboratorios que lo producen advierten que no es recomendable en menores de 16 años. (http://www.prospectos.net/postinor_750_microgramos_comprimidos). Promocionar el consumo de un producto que, como mínimo, no es suficientemente seguro no parece ser la una política seria de protección a los derechos de la infancia y la adolescencia.

Aparte de los derechos de las niñas y adolescentes, a quienes se les ofrece como solución mágica un producto cuya seguridad no ha sido probada en menores, la medida propuesta también afecta  sustancialmente el derecho de los padres a intervenir en la educación sexual de sus hijos y el derecho a ejercer una natural tutela frente a las medidas “terapéuticas” que involucren a sus hijos. Al parecer, en la propuesta de Pardo, los padres no tienen nada que opinar ni que objetar ante la decisión del Estado de regalar píldoras abortivas a las menores de edad. Las menores podrán obtener la píldora sin que sus padres se enteren siquiera.

Aparte de los reparos jurídicos anteriormente expuestos, la medida propuesta por Pardo es merecedora de serios cuestionamientos desde el punto de vista ético.

El primero y más grave de todos los reparos éticos a esta propuesta es el hecho de que la misma es expresión de una actitud moral que podría denominarse “ética mafiosa”, cuya máxima principal es la eliminación de todo aquel que resulte incómodo. Esta peculiar actitud moral, que se enseña tácitamente cuando se regalan píldoras abortivas, está naturalmente emparentada con la evicción de la responsabilidad, y con la certeza de que las consecuencias de los actos se pueden siempre “eliminar”.

Otro reparo que se puede hacer a esta medida es que contribuye a la trivialización de la sexualidad humana, que es la verdadera causa del embarazo adolescente. Repartir píldoras abortivas en los colegios se presenta como una alternativa más fácil y popular que la “menos popular” decisión de replantear la política educativa nacional en materia de educación sexual, cuyo fracaso es evidente. Que se llegue a plantear la “necesidad” de repartir píldoras abortivas en las aulas no es más que la consecuencia del fracaso contundente de los modelos de educación sexual que cifraban todas sus esperanzas en el recurso a técnicas anticonceptivas. Tal vez un modelo más centrado en la responsabilidad personal y en la dignidad que atañe al acto sexual sería más efectivo.

Es de lamentar que una candidatura interesante desde tantos puntos de vista se vea ensombrecida por una propuesta poco pensada y reveladora de una mentalidad tan facilista.

Camila Herrera Pardo.

Anuncios

4 comentarios to “¿Postinor como caramelo? Crítica a la propuesta del precandidato liberal Rafael Pardo.”

  1. Daniel Toro Restrepo Says:

    Excelente post…. buena crítica y excelente fundamentación..

  2. Federico Says:

    Excelente columna, felicitaciones, me diste buenas ideas para escribir algo en mi blog al respecto. Un saludo

  3. Juliana Says:

    yo quisiera saber como aportan Camila Herrera Pardo, Daniel Toro Restrepo y Federico en la manutención de los tantos niños abandonados que se encuentran en los orfanatos y en el bienestar familiar.. estamos de acuerdo con el bla bla bla de la responsabilidad pero el HECHO es que el pais esta repleto de niños abandonados y es muy facil apoyarlos incluso sin adopción a traves de programas como “patrocine un niño” ¿ustedes ya se inscribieron?
    claro que si señores, la mera crítica es tan facil como torpe

    • Camila Herrera Pardo Says:

      Tiene toda la razón. El mail me ha hecho pensar. Es cierto el complemento de la campaña pro-vida es la promoción y la protección de la infancia. Me pondré en contacto con José Julián Suárez y Wilber Jiménez, que tienen una fundación de apoyo a los niños de la Sabana de Bogotá. Si, es cierto. Hace falta mejorar en ese aspecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: